¿Os apetece una Limonada Leonesa?

En la Semana Santa leonesa las calles de León se llenan de pasos y papones, el sonido de las bandas de cornetas y tambores llega a todos los rincones, los balcones se visten de terciopelo y emblemas de las cofradías. Los leoneses sabemos que se acercan esas fechas en las que en los bares de la ciudad empiezan a aparecer los carteles de «Hay limonada (leonesa)».

Para los de fuera no significará nada, para nosotros es esa tradición, que desde el medievo se repite año tras año y sin la que no habría Semana Santa. Todos recordamos la aventura que suponía ir de un bar a otro en el Barrio Húmedo catando y puntuando sus limonadas, una experiencia que hoy se consideraría deporte de riesgo.

Desde hace unos años es poco habitual encontraros una limonada casera en los bares de León, aunque alguno queda. No había dos iguales porque la receta de la abuela se hace sin medidas, «lo que admita», «una pizca», «a tu gusto» o «un puñado», ya sabéis.

Es una experiencia 100% leonesa y si venís en Semana Santa, no lo olvidéis: no podéis iros sin probarla.